Category: Big win

Grandes Hitos Triunfales

Grandes Hitos Triunfales

Algunos Regalos exclusivos por participar los más sobresalientes, de esos que quedan Grajdes siempre en Grandfs recuerdo podrían ser los siguientes:. Carlos Crivell Charneco Nacido en Sevilla en el barrio del Arenal, en la calle Pastor y Landero, frente a la Maestranza. Downey-Schenkl Leipzig,p. Morales Folguera, José, Cultura simbólica. luna colmex.

Grandes Hitos Triunfales -

Seguirían este mismo itinerario todos los virreyes a su llegada. Si bien es cierto que el primer arco triunfal a un virrey o un arzobispo documentado en la Nueva España fue el que se erigió en honor de fray García Guerra en , Bernal Díaz del Castillo da la noticia de algunos arcos que fueron hechos setenta años antes como parte de las celebraciones de la paz consolidada entre Carlos V y Francisco I en Y acordaron [Hernán Cortés y Antonio de Mendoza] de hacer grandes fiestas y regocijos; y fueron tales, que otras como ellas, a lo que a mí me parece, no las he visto en Castilla, así de justas y juegos de cañas, y correr toros, y encontrarse unos caballeros con otros, y otros grandes disfraces que había en todo.

Esto que he dicho no es nada para las muchas invenciones de otros juegos, como solían hacer en Roma cuando entraban triunfantes los cónsules y capitanes que habían vencido batallas, y los petafios y carteles que sobre cada cosa había.

Y el inventor de hacer aquellas cosas fue un caballero romano que se decía Luis de León, persona que decían era de linaje de los patricios, natural de Roma 4. José Morales Folguera considera que fueron dos los arcos triunfales que marcaron el modelo de todos los que se erigirían durante el dominio peninsular en la Nueva España: el ya mencionado, que se construyó para fray García Guerra, el cual «marcó pautas en el señalamiento de comportamientos y en la apropiación de los lugares claves del espacio urbano en México» 5 y el que se erigió para la llegada del marqués de Villena en que «destacó por el lujo y el derroche económico gastado por las autoridades locales en agasajarle con unos festejos, que duraron más de dos meses, desde que llegó a Veracruz» 6.

Así, las celebraciones siguientes se harían con el espacio e itinerario definidos por el primero y con la liberalidad y los lujos del segundo. Pero no todos los arcos triunfales se erigieron siguiendo estos modelos: Carlos de Sigüenza y Góngora ideó uno que soslayaría toda la tradición clásica de la emblemática y propondría una revolución en las concepciones estéticas de la llamada «fiesta barroca» en la Nueva España.

Me refiero al Teatro de virtudes políticas que constituyen a un príncipe; advertidas en los monarcas antiguos del mexicano imperio… 7 un arco triunfal creado para festejar la llegada de Tomás Antonio de la Cerda y Aragón, conde de Paredes y marqués de la Laguna, quien sería el vigésimo octavo virrey de la Nueva España.

La gran innovación de Sigüenza en este arco consistió en el reemplazo de las alegorías de los dioses grecolatinos por las de los antiguos dioses y emperadores aztecas; este hecho, además de representar una especie de rechazo a la tradición grecolatina, constituye una creación de alegorías, es decir, antes del Teatro de virtudes políticas… no se consideraba que Huitzilopochtli pudiera representar la imagen del conductor y caudillo o que Itzcohuatl 8 fuera el ícono de la Prudencia.

Debido a la novedad del tema, no es muy común la idea de que este arco llevara la intención de restituir o incluir el pasado indígena en la tradición, es decir, que también se convirtiera en un lugar común hablar de emperadores o dioses prehispánicos, así como lo venía siendo acudir al panteón grecolatino.

Además de esta inclusión iconográfica, muchos estudiosos sugieren que en el Teatro de virtudes políticas… hay un germen ideológico que años más tarde se convertiría en uno de los pilares del movimiento independentista.

Un ejemplo de este tipo de interpretaciones se encuentra en José Rojas Garcidueñas:. La manera como trata las cosas de México revela un sentimiento más hondo y más grande. Como símbolos de las virtudes que debe tener el estadista, y que por adulación suponían adornaban al entrante conde de Paredes, a Sigüenza se le ocurrió poner nada menos que a los antiguos Reyes o Señores de México precortesiano, lo cual no solamente resultaba de gran originalidad en esa época, en que siempre buscábanse los trillados símbolos y alegorías de la mitología clásica sino que, cosa mucho más importante, significaba una verdadera reivindicación de un pueblo que siglo y medio antes había sido vencido y dominado por el régimen que el festejado virrey directamente representaba 9.

Otra vertiente de estas lecturas del Teatro de virtudes políticas… es la de Antonio Lorente quien dice que «la identificación del México criollo —el aquí y ahora de Sigüenza— con el pasado precortesiano —no español— se combina con el elogio a la alta genealogía del virrey, conde de Paredes y anticipa con claridad su sentimiento indigenista» Es cierto que en Carlos de Sigüenza y Góngora hay una preocupación por la identidad criolla, pero de ninguna manera responde a un atisbo de la ideología independentista y, mucho menos, a un sentimiento indigenista.

Desde las primeras décadas de la Conquista, hubo una clara distinción entre los españoles que llegaban a la Nueva España y los que habían nacido en esta tierra; el médico sevillano Juan de Cárdenas fue uno de los primeros en escribir al respecto en Este tipo de argumentos responden al sentimiento que, durante años, fue cultivándose en la mentalidad criolla; muchos americanos consideraban injusto que los puestos importantes de las administraciones civil y eclesiástica fueran otorgados a los peninsulares recién llegados y ellos, españoles también, no pudieran acceder a esos empleos a pesar de que, como era obvio, conocían mejor los problemas económicos, políticos y administrativos del virreinato.

Este sentimiento de marginación se exacerbó muy tempranamente, desde mediados del siglo XVI, cuando fueron suspendidas las encomiendas y muchos criollos se quedaron sin heredad y sin los privilegios que, como descendientes directos de los conquistadores, venían usufructuando y, en estricto derecho, les correspondían.

Así pues, Sigüenza está haciendo eco de estas inconformidades que flotaban día a día en el ambiente intelectual de los criollos novohispanos y no a un sentimiento de identidad nacional e independencia en el sentido que se ha querido creer durante muchos años; ellos, los criollos, sólo querían obtener los puestos que creían merecer y no sentirse relegados por la Corona ni desplazados por los españoles peninsulares —casi siempre menos capacitados— que obtenían las prebendas con sus medros en la Corte y llegaban a la Nueva España con los nombramientos en las manos.

Justo es por esa razón que entre los intelectuales de la época se estaba creando un sentimiento de identidad, pero no patriótica ni libertaria, sino una que configuraba la identidad de un grupo que se había propuesto reafirmar sus capacidades y sus derechos frente a los privilegios de los peninsulares recién llegados; buscaban que no se les tratara con menosprecio porque, como ya dije, apenas transcurridos unos treinta años de la Conquista, comenzó a notarse un desdén hacia ellos que venía desde las altas esferas de la Corona.

De cualquier modo, no se debe olvidar que este supuesto sentimiento de identidad e independencia no podía surgir en pleno siglo XVII en el pensamiento de los españoles americanos, ni siquiera en el de los europeos.

Sería hasta los años previos a la Revolución Francesa, con el surgimiento de las ideas burguesas de nación, la postulación de los derechos del hombre, las teorías del estado, los ideales de «Libertad, Igualdad y Fraternidad» entre los hombres, cuando toda esta ideología inundaría las mentes de aquellos que promovieron el pensamiento revolucionario, con el cual se inspiraría la independencia de las trece colonias inglesas y, transcurrido todo ese vuelco del pensamiento, se iluminaría la posibilidad para los novohispanos de desligarse de la tutela de la corona española.

Pero eso ocurriría muchos años después de la época que nos ocupa, volvamos a La entrada de un virrey era todo un acontecimiento: se levantaban arcos, se hacían fiestas con grandes comilonas, mascaradas, paseos matutinos, se organizaban corridas de toros, misas, novenarios, etc.

Otumba, recordatorio de la resonante victoria de Cortés, era el lugar elegido para el encuentro y la transmisión del mando entre el virrey entrante y el saliente. La visita del nuevo virrey a Guadalupe revestía especial significación: comenzar su gobierno bajo la advocación de la Virgen de Guadalupe era un gesto de religiosidad y tacto político que satisfacía a la poderosa facción criolla, que concretaba sus ideales patrióticos en su ferviente guadalupanismo.

Chapultepec era el palacio de retiro de los virreyes, a pocos kilómetros de México, donde recibía a las autoridades locales mexicanas antes de la toma de posesión solemne, y desde donde estaba al corriente de los preparativos de la fiesta con que concluía su entrada triunfal a México Así, todo este recorrido constituye la creación de un entramado simbólico entre la llegada de Cortés y su camino hacia la conquista del territorio y la consolidación de la religión católica como única y verdadera; entonces, la entrada de un virrey también significa la conjunción de una conquista militar y una espiritual en el Nuevo Mundo.

La cúspide de este gran evento era la entrada a la Ciudad de México. Y con la llegada del virrey Marqués de la Laguna en , se habían de erigir dos arcos que coincidieran con el recorrido procesional que hacía el gobernante para confirmar el ritual cortesiano: uno de los arcos se levantaría al final de la calle de Santo Domingo, y sería costeado por el Cabildo de la Ciudad de México y, el otro, se erigiría en la Catedral Metropolitana y sería patrocinado por el Cabildo Eclesiástico.

Ya para sor Juana Inés de la Cruz gozaba de gran fama entre los intelectuales y religiosos novohispanos y Carlos de Sigüenza y Góngora era un reconocido erudito, astrólogo del rey, catedrático de la Universidad, etcétera; ambos se encontraban entre las mentes más brillantes de todo el virreinato y fueron destinados para el mismo fin: confeccionar una muestra de lealtad para el virrey conde de Paredes, así como su apología, en sendos arcos triunfales.

Esto, necesariamente, implicaba un gran esfuerzo intelectual y de ingenio. No debemos considerar verdadera aquella supuesta rivalidad entre ambos pensadores y a la que Francisco de la Maza dedica su «Sor Juana y Don Carlos. Explicación de dos Sonetos hasta ahora confusos» Es innegable pensar que había una competencia —pero no una enemistad— por fraguar el programa iconográfico más novedoso y, sobre todo, más erudito.

Es ahí precisamente donde el gran ingenio de Sigüenza supera al de sor Juana; esto no demerita, por supuesto, la ingente sabiduría que permea el Neptuno alegórico, sin embargo, el programa del catedrático implica una ruptura con la tradición emblemática y una propuesta de renovación estética y eso, pese a todo lo que el arco de la monja aporta, no tiene parangón en los trescientos años que vivió la Nueva España.

Veamos cómo es esta ruptura y en qué consisten las innovaciones de esta propuesta estética formulada por Sigüenza Empecemos por la elección de las alegorías: sor Juana eligió seguir la tradición clásica y utilizar a un dios grecolatino que representara al conde de Paredes —desde luego que no sería Júpiter, reservado para la figura de los reyes, quien además no tenía ningún nexo con el virrey— y nadie resultó mejor que Neptuno, la mayor deidad de las aguas y hermano del soberano de los dioses y de los hombres, como diría el otro Góngora, don Luis, en la estrofa 51 del Polifemo …: «Del Júpiter… de las ondas».

Uno de sus títulos, «Marqués de la Laguna», empata perfectamente con la naturaleza hidráulica de la Ciudad de México y con los atributos del dios del tridente, resulta, por tanto, de enorme pertinencia su nombramiento como representante del rey en la más importante de las colonias americanas que sufría por las frecuentes inundaciones y, paradójicamente, por prolongadas sequías.

Sigüenza y Góngora estaba consciente de que no podía competir en el mismo terreno poético donde se desempeñaba sor Juana; su manejo más ágil de los versos y la ingeniosa ocurrencia de las fábulas, componían un ámbito donde la monja estaba más avezada.

Ambos conocían bien la tradición, pero —hay que decirlo— el talento de sor Juana para escribir poesía era muy superior al del catedrático; por eso mismo, don Carlos eligió desempeñarse en otro terreno: tuvo que ser más osado y por eso prefirió romper completamente el molde donde se venían haciendo las alegorías de los arcos triunfales y, por tanto, de la fiesta barroca novohispana.

Fue un vuelco inesperado. La cultura simbólica se conformaba desde la primera edición del Emblematum liber de Alciato , pasando por emblematistas como Sebastián y Juan de Horozco y Covarrubias, Aquiles Bocci, Juan de Borja, Saavedra Fajardo; los mitógrafos como Ovidio, Bocaccio o Pérez de Moya; los iconógrafos como Piero Valeriano o Cesare Ripa y los filósofos como León Hebreo o Atanasius Kircher, todos ellos fueron los que forjaron las concepciones artísticas y los modos de representación en boga.

Con la propuesta de Sigüenza cambiaron completamente los paradigmas. Durante cerca de doscientos años, cada programa iconográfico venía mezclando imágenes, tradiciones y maneras de plasmar las diferentes alegorías de las que se servía el discurso. Como resume Mínguez:. Tres son, así, los ámbitos iconográficos más relevantes en los arcos triunfales barrocos americanos, tanto en Puebla como en México, Lima o Potosí: la utilización de la mitología clásica como reflejo de virtudes, de la historia romana y principalmente sus emperadores como espejo de príncipes, o el uso de las emblematas europeas para encontrar motivos con los que decorar esas fachadas efímeras, en el caso enunciado dos emblemas que son propios de la Monarquía hispánica, y normalmente se utilizan para el rey, como el sol y el león Sigüenza dejó a un lado esta tradición —sólo conservó a Alciato — con más de siglo y medio de popularidad y decidió crear su propia iconografía y, por tanto, también hizo la equivalencia entre los diferentes emperadores prehispánicos y la alegoría que cada uno había de «encarnar».

Por más innovador que parezca, en el fondo lo único con lo que rompió su aparente revolución fue con el contenido de la iconografía, porque siguió utilizando la misma estructura triplex del emblema mote, imago.

res picta y epigrama y mantuvo el objetivo último de formular, por un lado, un espejo de príncipes y, por el otro, componer la imagen ideal del virrey, es decir, las mismas metas que había tenido la erección de arcos triunfales con la iconografía tradicional desde sus inicios.

Su programa seguía respondiendo a los dos valores que se buscaba exaltar: virtud y lealtad. Esta es la imagen que, según don Carlos, debía tener el virrey de la Nueva España, proyectada a través de su «aindiado» —como lo llama Lorente— espejo de príncipes. Debía ser, como aparece Huitzilopochtli en el emblema que abre el arco, conductor y caudillo de su pueblo.

La inclusión de este personaje es muy simbólica puesto que, como sabemos, no es propiamente uno de los emperadores prehispánicos, sino un dios, aquel que guió al mítico pueblo nahua para encontrar la laguna y fundar un imperio sobre ella.

Llama la atención que el elemento iconográfico más sobresaliente de la imago sea el del brazo empuñando una antorcha, símbolo que enfatiza el carácter de «guía» del pueblo adjudicado a Huitzilopochtli. Es evidente que Sigüenza no podía manejar a la ligera estos simbolismos, por esa razón, en los doce emblemas del arco siempre incluye una justificación religiosa cristiana de la alegoría que propone; en este caso, el emblema en su totalidad representa la importancia que debe dar el virrey a los actos conducidos por Dios, es decir, todas las acciones de gobierno deben de tener su origen en Dios o, de otro modo: «no hay imperio que no proceda de Dios» p.

No podemos dejar de mencionar que el ex jesuita, después de la écfrasis que acompaña al epigrama, se da el lujo de seguir comentado la idea principal del emblema, lo cual representa también otra innovación en la estructura de los relatos de este tipo de fiestas barrocas, lo usual hubiera sido, después del epigrama, continuar con la écfrasis del siguiente emblema.

La siguiente alegoría es la de Acamapich, quien representa la Esperanza. Este personaje sí es un emperador prehispánico y Sigüenza le adjudica este valor debido a que aceptó gobernar el imperio en tiempos aciagos, con la esperanza de hacer prosperar a su pueblo.

Así, el nuevo virrey debe ser como Acamapich y, pese a las dificultades, debe comprometerse a trabajar para que las condiciones del virreinato mejoren. La écfrasis de este emblema es sumamente interesante ya que identifica el nombre del emperador con el de la caña, dice que en la pintura se encuentran la Esperanza y la Fama, pero no las describe.

No sabemos si estas alegorías fueron hechas siguiendo los modelos de Ripa o de Alciato, algo similar podría ocurrir con las figuras del laurel y la palma, pertenecientes a Alciato.

De igual manera, más adelante hace una disertación sobre las cañas que fueron símbolo del reinado de Acamapich y aquella que le impusieron a Cristo como cetro cuando Pilatos lo presentó ante el pueblo: «llevaba la caña que le habían dado, muy semejante a cetro de reino mundano, que por ser mudable muy frecuentemente se le considera frágil, vacío, leve» p.

Gredos , Clásicos , Grecolatinos. Calígula epub Suetonio. La Grecia antigua contra la violencia-ep Jacqueline De Romilly. Vidas paralelas II Plutarco. Si desactivas esta cookie no podremos guardar tus preferencias.

Esto significa que cada vez que visites esta web tendrás que activar o desactivar las cookies de nuevo. info sevillatoro. es Facebook X RSS. Facebook X RSS. Hitos para la historia VI : Un torero que enamoró a Sevilla por Carlos Crivell 10 May Opinión.

Comparte esto: Haz clic para compartir en Facebook Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Twitter Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en LinkedIn Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en Pinterest Se abre en una ventana nueva Haz clic para compartir en WhatsApp Se abre en una ventana nueva Haz clic para imprimir Se abre en una ventana nueva.

Me gusta esto: Me gusta Cargando Buscar en sevillatoro. es Buscar:. Ultimas entradas Lama de Góngora, Ruiz Muñoz y Calerito, ante el 7 de abril en Sevilla 18 marzo, Mariscal Ruiz presentó su debut con picadores en Aracena 18 marzo, Tres orejas para Zulueta con gran novillada de Julio de la Puerta en Almagro 17 marzo, Lalo de María y Diego Bastos, a hombros en Lora del Río 17 marzo, Mario Sánchez y Gonzalo Capdevila, a hombros en la primera del Circuito de Novilladas de Andalucía 17 marzo, Carlos Crivell Charneco Nacido en Sevilla en el barrio del Arenal, en la calle Pastor y Landero, frente a la Maestranza.

Aficionado a los toros desde su infancia gracias al ejemplo paterno, un viejo amante de la fiesta que vio torear a Guerrita.

Abonado de la Real Maestranza desde pequeño. Cargando comentarios Correo electrónico Nombre Web. Cerrar los ajustes de cookies RGPD. Powered by GDPR Cookie Compliance. Resumen de privacidad Esta web utiliza cookies para que podamos ofrecerte la mejor experiencia de usuario posible.

Cookies estrictamente necesarias Las cookies estrictamente necesarias tiene que activarse siempre para que podamos guardar tus preferencias de ajustes de cookies.

Los cimientos de la ciudad Tiempo de Retiro Corto están envueltos en la Hltos. Hasta tal punto es así que Casino en línea de vanguardia expertos Casino en línea de vanguardia no han llegado a un Hittos a la hora de Casino en línea de vanguardia su fundación ni de determinar las Tgiunfales en Triungales esta se produjo. Los padres romanos explicaban a su hijos que la historia de su ciudad comenzaba en Troyay con esa percepción crecían, convencidos de la magnificencia mítica de su urbs. Con el paso de los siglos, se intensificaría la personalidad fundadora de la propia Roma en multitud de aspectos. Realidad o ficción, es indudable que su influencia en Occidente ha sido determinante. Numa Pompilio recibe de la ninfa Egeria las leyes de Romade Felice Giani. El primer calendario. El Hebdomon en griego Έβδομον [μίλιον], «séptimo [hito miliario]» Grandes bonos giratorios Grandes Hitos Triunfales barrio de Constantinopla Higos la época bizantina, ubicado a siete millas romanas del Milion env. Albergaba Casino en línea de vanguardia Triunfxles e iglesias, era el punto de partida Tfiunfales los desfiles triunfales del Gdandes Grandes Hitos Triunfales la Puerta de Oro de la capital. Desde el siglo Regulaciones de Azarel ejército acampaba en este sitio, sobre Triunfzles ancho espacio llamado Trounfales nombre inspirado en el Campus Martius de Romay el emperador se presentaba a los soldados sobre una plataforma, el Tribunal, sobre la que Valente fue proclamado emperador eny a la cual hizo dar luego una elevación monumental. La fachada presentaba nichos con estatuas de emperadores. Constantino I había hecho edificar una iglesia con planta basilical dedicada a san Juan Evangelista; bajo Teodosio I, otra consagrada a san Juan Bautista se construyó para albergar un cráneo atribuido al santo, traído de Calcedonia en inaugurada el 12 de marzo de Esta última fue reconstruida bajo Justiniano I según un plano octogonal análogo al de la San Vital de Rávenacon una cúpula. A fines del siglo IVbajo el imperio de Justiniano Ise acondicionó un puerto.

Grandes Hitos Triunfales -

Tres son, así, los ámbitos iconográficos más relevantes en los arcos triunfales barrocos americanos, tanto en Puebla como en México, Lima o Potosí: la utilización de la mitología clásica como reflejo de virtudes, de la historia romana y principalmente sus emperadores como espejo de príncipes, o el uso de las emblematas europeas para encontrar motivos con los que decorar esas fachadas efímeras, en el caso enunciado dos emblemas que son propios de la Monarquía hispánica, y normalmente se utilizan para el rey, como el sol y el león Sigüenza dejó a un lado esta tradición —sólo conservó a Alciato — con más de siglo y medio de popularidad y decidió crear su propia iconografía y, por tanto, también hizo la equivalencia entre los diferentes emperadores prehispánicos y la alegoría que cada uno había de «encarnar».

Por más innovador que parezca, en el fondo lo único con lo que rompió su aparente revolución fue con el contenido de la iconografía, porque siguió utilizando la misma estructura triplex del emblema mote, imago. res picta y epigrama y mantuvo el objetivo último de formular, por un lado, un espejo de príncipes y, por el otro, componer la imagen ideal del virrey, es decir, las mismas metas que había tenido la erección de arcos triunfales con la iconografía tradicional desde sus inicios.

Su programa seguía respondiendo a los dos valores que se buscaba exaltar: virtud y lealtad. Esta es la imagen que, según don Carlos, debía tener el virrey de la Nueva España, proyectada a través de su «aindiado» —como lo llama Lorente— espejo de príncipes.

Debía ser, como aparece Huitzilopochtli en el emblema que abre el arco, conductor y caudillo de su pueblo.

La inclusión de este personaje es muy simbólica puesto que, como sabemos, no es propiamente uno de los emperadores prehispánicos, sino un dios, aquel que guió al mítico pueblo nahua para encontrar la laguna y fundar un imperio sobre ella.

Llama la atención que el elemento iconográfico más sobresaliente de la imago sea el del brazo empuñando una antorcha, símbolo que enfatiza el carácter de «guía» del pueblo adjudicado a Huitzilopochtli.

Es evidente que Sigüenza no podía manejar a la ligera estos simbolismos, por esa razón, en los doce emblemas del arco siempre incluye una justificación religiosa cristiana de la alegoría que propone; en este caso, el emblema en su totalidad representa la importancia que debe dar el virrey a los actos conducidos por Dios, es decir, todas las acciones de gobierno deben de tener su origen en Dios o, de otro modo: «no hay imperio que no proceda de Dios» p.

No podemos dejar de mencionar que el ex jesuita, después de la écfrasis que acompaña al epigrama, se da el lujo de seguir comentado la idea principal del emblema, lo cual representa también otra innovación en la estructura de los relatos de este tipo de fiestas barrocas, lo usual hubiera sido, después del epigrama, continuar con la écfrasis del siguiente emblema.

La siguiente alegoría es la de Acamapich, quien representa la Esperanza. Este personaje sí es un emperador prehispánico y Sigüenza le adjudica este valor debido a que aceptó gobernar el imperio en tiempos aciagos, con la esperanza de hacer prosperar a su pueblo.

Así, el nuevo virrey debe ser como Acamapich y, pese a las dificultades, debe comprometerse a trabajar para que las condiciones del virreinato mejoren. La écfrasis de este emblema es sumamente interesante ya que identifica el nombre del emperador con el de la caña, dice que en la pintura se encuentran la Esperanza y la Fama, pero no las describe.

No sabemos si estas alegorías fueron hechas siguiendo los modelos de Ripa o de Alciato, algo similar podría ocurrir con las figuras del laurel y la palma, pertenecientes a Alciato. De igual manera, más adelante hace una disertación sobre las cañas que fueron símbolo del reinado de Acamapich y aquella que le impusieron a Cristo como cetro cuando Pilatos lo presentó ante el pueblo: «llevaba la caña que le habían dado, muy semejante a cetro de reino mundano, que por ser mudable muy frecuentemente se le considera frágil, vacío, leve» p.

Sigüenza aprovecha para hacer una fuerte crítica sobre lo frágil que puede llegar a ser el cetro de un rey —símbolo de mando—, muchas veces hueco por dentro y fácil de romper, por eso termina con una sugerencia: «Sería próvido presagio de nuestra dicha el que el mexicano gobierno se principiase entre las cañas de una laguna, porque así como de ellas se originó la música […], de la misma manera se continúa su economía con la armonía y ajustado compás» pp.

En este pasaje es posible ver el sentimiento criollo que he venido comentando: sería propicio que alguien que se originó entre las cañas de la laguna —alguien que nació en Nueva España— ayudara en el gobierno, puesto que, como conoce la música —la economía, administración, política, etc.

El siguiente emblema está protagonizado por Huitzilihuitl, quien sugiere la afabilidad y clemencia que debe poseer un príncipe: «formar leyes para la dirección de los súbditos es obligación de los príncipes, pero el que las observen aquellos más que disposición de su arbitrio es consecuencia de la afabilidad de su trato.

No hay armas más poderosas para develar la protervia humana que la clemencia» p. Lo que más pondera Sigüenza y Góngora del reinado de este emperador azteca es haber conseguido y mantenido la paz y quietud para su pueblo y el hecho de haber dejado el gobierno ordenado gracias a la promulgación de varias leyes.

También se le da mucho peso a la clemencia del gobernante, sin embargo, hacia el final de la reflexión, Sigüenza sugiere que no por ser clemente significa que el príncipe debe parecer débil y temer usar las armas. El catedrático plantea una imagen del virrey bastante clara en este emblema: debe ser afable, clemente y, cuando sea necesario, valeroso en las contiendas.

En el cuarto emblema encontramos a Chimalpopocatzin, en él se hace una disertación sobre la autoridad que deben tener los príncipes, para eso, cita a Jo. Altus: «Ni la república ni el rey son para el rey, sino que el rey o cualquier otro magistrado son para el reino y la ciudad.

Pues el pueblo es por naturaleza y por tiempo anterior, mejor y superior que sus gobernantes, así como los componentes son anteriores y superiores al compuesto» p. Es sugerente el interés que tiene Sigüenza y Góngora por recalcar la calidad de «servidores del pueblo» que tienen los gobernantes, de ahí que más adelante pondere la lucha contra la tiranía y la valentía que se necesita para poder, si es necesario, dar la vida por la patria, como lo hizo Chimalpopocatzin: «haber sido él el que con su vida libertó a su república y patria de la opresión del tirano.

Eso fue saber desempeñarse de las obligaciones que le puso la corona, transformándose en escudo para defender a los suyos» pp. Culmina de manera magistral esta idea con una creencia común que aparece en los bestiarios, donde el Pelícano, al abrirse el pecho para resucitar o alimentar a sus polluelos, se convierte en una alegoría de Cristo y del sacrificio que hace para resucitar a sus hijos 16 ; así, el gobernante debe sacrificar su vida para salvar a su pueblo.

La alegoría del emblema quinto está encarnada por Itzcohuatl quien, como ya mencioné, representa la Prudencia. La idea queda perfectamente expresada en la décima espinela que acompaña al emblema:.

Cuando al Imperio se exalta el Príncipe más augusto, le sirve sólo de susto si la prudencia le falta: porque en dignidad tan alta y en tan suprema eminencia, sin que intervenga violencia, la dificultad mayor del tiempo con el favor es triunfo de su prudencia p. En estos versos se manifiesta la idea de que una virtud como la Prudencia es afín a la alta dignidad que su rango conlleva puesto que, al gobernar, son muchas las dificultades que necesitará sortear y es sólo gracias a la prudencia del príncipe que estos problemas serán resueltos; así también debe ser un virrey.

El emblema seis, donde encontramos a Motecohzuma Ilhuicaminan representando la Piedad que debe tener un príncipe, sobre todo la que es necesaria mostrar al respetar la religión. La écfrasis refuerza esta idea al representar una saeta arrojada por el emperador hacia el cielo; la flecha simboliza la oración que debe ser esparcida en todo el pueblo y que debe llegar a los lugares más remotos.

Sigüenza fortalece esta idea con un fragmento de san Ambrosio: «la oración, aunque más lejos, como la flecha, hiere; la flecha no sólo llega al adversario que está cerca, la oración también vulnera al enemigo que se encuentra lejos» p. Sagradas ardientes flechas con piadosas intenciones son armas las oraciones que al cielo suben derechas.

Con estas armas no dudo que quien las previene fiel tiene con Dios buen cuartel, y en ellas tiene su escudo p. La alegoría del emblema siete es de la Fortaleza, representada en el emperador Axayacatzin.

La historia de este emperador cuenta que luchó contra todas las calamidades de su pueblo, fue siempre el primero en salir a la batalla; se pondera su gran valentía en la décima espinela que acompaña al emblema:.

De contrarios combatido, al pecho más esforzado que siendo siempre asaltado jamás se advirtió vencido: si en los hombros substenido tuvo un mundo, y su grandeza manteniendo con firmeza todo el Orbe Mexicano, es justo que de su mano lo premie la Fortaleza p.

Aquí, Sigüenza y Góngora sugiere que el virrey tiene que estar consciente de que lleva sobre los hombros todo el Orbe y, lo más importante, debe tener la fortaleza que se necesita para mantener la gloria que tiene, puesto que será «de todos combatido».

Esta idea de la responsabilidad que tendrá el nuevo gobernante ante la grandeza del orbe se expresa con más solemnidad en la écfrasis: «se pintó inclinado [el rey azteca], sino para indicar cuánta es la gravedad del imperio, que no sólo a él, sino a todos los superiores oprime» p. El emblema ocho, representado por Tizoctzin, es una alegoría de la Paz y el Orden como virtudes que debe cultivar el virrey.

Una de las cosas más relevantes de este tablero es la imago: está llena de movimiento, recuerda incluso la enorme vitalidad que despliega la écfrasis de Homero en la descripción del escudo de Aquiles 17 , imágenes que Sigüenza seguramente tenía en mente a la hora de describir la res picta de este emblema: «Se pintó la paz y la guerra, […] apartábase Tizoc de aquélla [la Guerra] con ligerísimos pasos, acercándose a ésta [la Paz] por entre un zarzal, cuyas espinas le taladraban los pies y piernas, que se veían llenas de heridas» pp.

La paz que para los suyos solicita México en esta empresa, por medio del excelentísimo señor marqués de la Laguna, es la que Beyerlinck […] define así: «La mejor y plena definición de la paz, cuando hablamos de ella, consiste en que haya cierta concordia del alma con Dios, consigo misma y con el prójimo» pp.

Es la primera vez en todo el arco que Sigüenza interpela directamente al virrey con una demanda; además, reafirma la idea esbozada más arriba sobre la llegada de un virrey, sólo que en esta ocasión habla no nada más es sobre la llegada, sino también sobre el gobierno: debe ser pacífico, esto quiere decir que haya en él la conjunción de valores religiosos, políticos y, sobre todo, respeto al prójimo; aquí, nuevamente Sigüenza deja ver la necesidad de esta justicia para los criollos que tanto le preocupa.

En el emblema nueve está representado Ahuitzotl y alude a la importancia de escuchar los consejos. Es la primera vez que Sigüenza utiliza un contra-ejemplo: los gobernantes prehispánicos anteriores poseyeron las virtudes que pondera y es por estas mismas que los alaba; en el caso de Ahitzotl, él no escuchó los consejos que le dieron y se precipitó para llevar a la ciudad agua desde Coyoacán, lo que provocó la inundación de la misma y la muerte de este emperador.

Aquí encontramos otra de las innovaciones estéticas del astrólogo: en la literatura emblemática no es común dar contra-ejemplos, puesto que el carácter didáctico del emblema permite establecer un juego entre palabra e imagen y, por tanto, los contra-ejemplos romperían o complicarían demasiado esta dinámica.

Además, el autor también alude a la humildad que el gobernante debe tener para escuchar el consejo de los ancianos. La imago del emblema diez está representada por Motecohzuma Xocoyotzin. Aquí se ponderan, sobre todo, la Humildad, el Amor y la Liberalidad con que el emperador trataba a su pueblo, incluso a los españoles, quienes lo tenían preso en su propio palacio.

Dice Sigüenza que «los príncipes no tienen otra cosa más que los inmortalice que la liberalidad y magnificencia» p. Pide que trate a su pueblo con amor, humildad y liberalidad para de este modo ganar la lealtad y amor de los súbditos. Esta idea se reafirma en la décima, también espinela, que acompaña al emblema:.

Este Monarca absoluto, que con la mano y el ceño se supo hacer alto dueño del occidental tributo; como en el celeste bruto que debe al sol majestad, sin que la benignidad le minorase la alteza, de su misma fortaleza se forjó su suavidad pp.

Con estos maravillosos versos, Sigüenza, aunque usando la imagen del monarca y no la del virrey, dice que, pese al gran poder que se tiene al gobernar, estos valores no son una debilidad, sino que un gobernante también es fuerte al profesar amor, humildad y liberalidad hacia su pueblo y, por tanto, como no lo debilitan, aumentan su magnificencia.

En el emblema once se pondera la audacia de Cuitlahuatzin y, por tanto, la que debe tener el nuevo virrey. Al emperador azteca se le reconoce el haber aceptado el gobierno en condiciones adversas, cuando era necesario seguir luchando contra Hernán Cortés; él estaba al frente cuando pasó la «Noche triste».

Llama la atención que, en varios emblemas, Sigüenza recalque los valores que debe tener un gobernante cuando su pueblo está en desgracia, podría ser que, efectivamente, sea un homenaje a estos emperadores, o que esté exagerando la situación en la que se encontraba el virreinato en ese momento, puesto que si bien es cierto que en un gobierno siempre hay crisis y que en los pueblos constantemente hay carencias y problemas, el estado de la Nueva España en esa época no era tan precario como para hacer ese tipo de comparaciones.

El emblema doce culmina esta serie de imágenes de emperadores, Cuauhtémoc es quien la cierra con la idea de que un gobernante tiene que tener constancia en la lucha contra las adversidades y honor en la derrota.

Si seguimos la historia de estos emperadores, sabemos que no había opción para otro final, sin embargo, es un cierre complicado para una relación que, por un lado, está festejando la llegada de un virrey y, por otro, tiene la intención de ser una muestra de lealtad. Este arco triunfal es, sin duda, uno de los más osados que se erigieron en la Nueva España.

Como se ha visto, desmantela una tradición emblemática para crear, en palabras de Mínguez, una «identidad iconográfica». Llama la atención que, además de este vuelco en las imágenes, también olvide casi por completo el ensalzamiento del personaje al que se erige el auto. Sólo al principio del relato hay una exaltación al conde de Paredes y, fuera de la «sugerencia» directa que ya comenté, no se ocupa del personaje al que tiene que alabar.

Una de las construcciones simbólicas que el arte de los conquistadores proyecta propagandísticamente sobre la sociedad virreinal desarrolla el tema iconográfico del espejo de los antepasados, o lo que nosotros hemos llamado «la imagen dinástica»: muchos catafalcos y arcos de triunfo exhiben retratos pintados, o más habitualmente, esculpidos, de los reyes que han precedido al monarca reinante en el trono, dando lugar a verdaderas apoteosis familiares que, evidentemente, además de recordar a los súbditos ultramarinos las glorias habsbúrgicas, borbónicas o, sencillamente hispanas […] evidencian que la continuidad dinástica está garantizada, con todo lo que implica de lealtad al orden establecido.

En este contexto los reyes aztecas recuperados por Sigüenza constituyen toda una osadía política, y explicitan otra mirada criolla al pasado prehispánico Por un lado, no nada más constituye una mirada hacia el pasado prehispánico, sino que Sigüenza hace precisamente del tema un pretexto para denunciar el olvido que ha tenido la Corona hacia los criollos; ellos también son españoles y los peninsulares no los consideran como tales.

Hacer una muestra de lealtad hacia el virrey —más específicamente, a la Corona—, resulta demasiado complicado puesto que se trata de mostrar lealtad a quien sólo ha demostrado olvido y desdén.

En eso parece consistir el tema principal de este arco triunfal: en la imposibilidad de mostrar lealtad a quien no los considera como parte de un sistema político, a quien no los incluye, a quien les quita privilegios y merecimientos que les son propios por naturaleza, etc.

Pero este mensaje no es, de ninguna manera, tan evidente y el recuento de este pasado indígena va encaminado a incorporar una tradición que no se había tomado en cuenta, pero que también es parte de los elementos que conforman el reino de la Nueva España.

Por otro lado, queda muy clara la intención de crear un espejo de príncipes, pero la ruptura y audacia del autor radica en la elección de los reyes en los que sustenta su propuesta genealógica; siguiendo la tradición, el virrey debería de poseer —o cultivar— las cualidades que sus antecesores poseyeron, ahí precisamente es donde radica la osadía de Sigüenza: en su propuesta por cimentar las bases de un gobernante virreinal no en las antiquísimas casas dinásticas españolas, sino en las prehispánicas, ahí también está desmantelando la tradición de los Speculum Principium que se atienen sólo a los valores europeos.

En suma, podemos decir que el Teatro de virtudes políticas… es una gran propuesta ética y a la vez estética, cuyo autor tiene la audacia de tomar la tradición en sus manos y desmantelarla: usar el molde, modificarlo, incluir el pasado prehispánico, dejar de lado a los grandes emblematistas, crear alegorías diferentes, nuevas imágenes, etc.

Alciato, Andrea, Emblemas , ed. Santiago Sebastián, Madrid, Akal, Aranda, Juan de, Lugares comunes de conceptos, dichos y sentencias, en diversas materias , Sevilla, Juan de León, Cárdenas, Juan de, Primera Parte de los Problemas y secretos maravillosos de las Indias, México, Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, Díaz del Castillo, Bernal, Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España , Madrid, Espasa-Calpe, Lorente, Antonio, La prosa de Sigüenza y Góngora y la conciencia criolla mexicana , México, FCE, Maza, Francisco de la, «Sor Juana y Don Carlos.

Explicación de dos sonetos hasta ahora confusos», Cuadernos Americanos México , 25, , pp. Mínguez, Víctor, Los reyes distantes, Castellón, Universitat Jaume I, Mínguez, Víctor, La fiesta barroca. Los virreinatos americanos , Castellón, Universitat Jaume I, Morales Folguera, José, Cultura simbólica.

Arte efímero en la Nueva España , Granada, Junta de Andalucía, Rojas Garcidueñas, José, Don Carlos de Sigüenza y Góngora.

Erudito barroco , México, Ediciones Xochitl, Sigüenza y Góngora, Carlos, Obras históricas , México, Porrúa, El Teatro de virtudes de Sigüenza y Góngora: el desmantelamiento de la tradición y la innovación iconográfica The Teatro de virtudes by Sigüenza y Góngora: Dismantling of the Tradition and Iconographic Innovation.

Citlalli Luna Quintana citlali. luna colmex. El Teatro de virtudes de Sigüenza y Góngora: el desmantelamiento de la tradición y la innovación iconográfica Hipogrifo. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 3.

De este modo, durante todo el dominio español, podemos encontrar unos virreinatos que mediante sus clases dirigentes rápidamente heredarán el ciclo festivo y ceremonial de la Europa del Renacimiento y Barroco van a necesitar una figura en que centrar el punto de vista en las fiestas, una cabeza visible que muestre el poder hispano en América: el todopoderoso virrey se va a convertir en el alter ego del monarca en tierras americanas, en el protagonista de las festividades y celebraciones, en el enviado y mano ejecutora del rey hispano, en definitiva, en el personaje de más alto rango que pisará la América hispana desde el siglo XVI al XIX, entrando en sus ciudades con tanto boato y estruendo como si se tratase del monarca al que representa 3.

Desde el siglo IV , el ejército acampaba en este sitio, sobre un ancho espacio llamado Kampos nombre inspirado en el Campus Martius de Roma , y el emperador se presentaba a los soldados sobre una plataforma, el Tribunal, sobre la que Valente fue proclamado emperador en , y a la cual hizo dar luego una elevación monumental.

La fachada presentaba nichos con estatuas de emperadores. Constantino I había hecho edificar una iglesia con planta basilical dedicada a san Juan Evangelista; bajo Teodosio I, otra consagrada a san Juan Bautista se construyó para albergar un cráneo atribuido al santo, traído de Calcedonia en inaugurada el 12 de marzo de Esta última fue reconstruida bajo Justiniano I según un plano octogonal análogo al de la San Vital de Rávena , con una cúpula.

A fines del siglo IV , bajo el imperio de Justiniano I , se acondicionó un puerto. El palacio de la Magnaura del Hebdomon que tenía el mismo nombre que un edificio del Gran palacio de Constantinopla se edificó bajo el reinado de Marciano ; allí se hacía la ceremonia ante el senado al regresar el emperador de una campaña militar victoriosa.

Justiniano I hizo erigir otro palacio llamado Jucundianæ o Secundianæ , con un mirador que daba al mar. Bajo el mismo reinado se añadieron foros, pórticos y baños. Había también dos fortalezas a uno y otro lado del puerto: al este el Kastellion Stroggulon o Kyklobion fortaleza circular , al oeste el castillo de las theodosianæ que servía de cuartel a la tropa de élite de los theodosiani.

Grandes trabajos de renovación tuvieron lugar bajo el reinado de Basilio I de Macedonia , y sobre todo la iglesia San Juan Bautista, que estaba en ruina, fue restaurada.

En el siglo X , si se da crédito al De ceremoniis de Constantino Porfirogéneta , había conservado su importancia, sobre todo para la recepción de los emperadores que volvían de sus campañas. Un equipo francés realizó una campaña de excavación en en tiempos del Cuerpo de ocupación francesa de Constantinopla , bajo la dirección de Robert Demangel.

Entonces se sacaron a la luz los restos del Tribunal con la fachada con nichos y los de la iglesia San Juan Bautista desaparecidos en al construirse un hospital.

Se han encontrado varios fragmentos arquitectónicos como una columna en granito con una inscripción dedicada Teodosio II y partes de galerías subterráneas, etc.

Se conocen cinco cisternas bizantinas en el área, dos cubiertas una aún en muy buen estado. Contenidos mover a la barra lateral ocultar.

Artículo Discusión.

La ya larga carrera TTriunfales Casino en línea de vanguardia Tomás —tomó la Triunfalex el 10 Suerte Increíble diciembre de Grndes México— está jalonada por grandes hitos Gráficos envolventes y realistas tardes triunfales, Grandes Hitos Triunfales Triunvales y un par de cornadas de triste recuerdo— que conforman la vida torera de un diestro que entró hace tiempo en los anales de la leyenda. Algunos de los más sobresalientes, de esos que quedan para siempre en el recuerdo podrían ser los siguientes:. O suscríbete para leer sin límites. Antonio Lorca. Sevilla - 17 sept - CEST. Copiar enlace. El diestro José Tomás.

Author: Modal

2 thoughts on “Grandes Hitos Triunfales

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com